Infracciones

La Ley gallega 1/1993, de protección de animales domésticos y salvajes en cautividad, impone a los poseedores de animales domésticos la obligación de su cuidado y protección, sancionando aquellas conductas contrarias a esta obligación.

Atendiendo a la entidad de tales conductas, las infracciones pueden ser leves, graves o muy graves, correspondiéndoles multas que van desde 30,05€ hasta 15.025,30€.

La competencia sancionadora es de los Alcaldes para las infracciones leves y de la Consellería de Medio Ambiente para las graves y muy graves.

Desde el 2 de julio de 2003 en Galicia es obligatoria la identificación mediante microchip de todos los perros a partir de los tres meses de edad. Su falta puede ser sancionada con multa que va desde 300,51€ hasta 2.404,04€.

Entre otras, son infracciones leves:

  • El maltrato de los animales que no les cause dolor.
  • La venta o cesión de animales de compañía a menores de 14 años sin consentimiento de los titulares de su patria potestad.
  • No mantener a los animales en buenas condiciones higiénico-sanitarias o en instalaciones adecuadas.
  • No facilitarles alimentación adecuada.
  • La posesión de un perro no censado en el municipio de residencia.
  • No recoger de forma inmediata los excrementos evacuados en la vía pública.

Algunas de las infracciones graves son:

  • El maltrato que les cause dolor.
  • La mutilación del animal sin necesidad y sin control veterinario.
  • El abandono.

Y son infracciones muy graves:

  • El maltrato de los animales que les cause la muerte.
  • La organización de peleas u otras actividades que impliquen crueldad o maltrato.
  • La esterilización o sacrificio de los animales sin control veterinario.

Carlos Fernández Valdivielso
Jefe del Gabinete Jurídico de la
Consejería de Medio Ambiente en Lugo.

Fuente del artículo Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Lugo.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS